Más de 332.000 empleados ya conocen los ODS 11 y 12 de Naciones Unidas, que persiguen lograr que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles, y garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles, respectivamente. Durante el pasado mes de junio, las empresas participantes en la campaña #COMPANIES4SDGs difundieron entre sus empleados información y hábitos saludables e impulsaron actividades de voluntariado para contribuir al logro de los ODS 11 y 12.

Según datos de Naciones Unidas, en 2015, el 54% de la población mundial vivía en ciudades, un porcentaje que no para de crecer, y que conlleva problemas como la congestión, el aumento de la contaminación, la escasez de vivienda adecuada y el deterioro de la infraestructura, entre muchos otros. El Objetivo 11 quiere concienciar sobre esta problemática e impulsar la mejora de la planificación y la gestión urbanas para que las ciudades sean más inclusivas, seguras, resilientes y sostenibles.

Por otro lado, la cantidad total de recursos naturales utilizados en procesos económicos creció de 1,2kg a 1,3 kg por unidad del PIB entre 2000 y 2010. Un crecimiento económico desvinculado del uso de los recursos naturales es clave para el desarrollo sostenible. Asimismo, algunos países todavía siguen sin ofrecer información sobre cómo gestionan los productos químicos y los desechos peligrosos. En este sentido, el Objetivo 12 busca garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles.

Para contribuir a los ODS 11 y 12, las empresas adheridas a #COMPANIES4SDGs han organizado 26 actividades de voluntariado corporativo junto a 15 entidades sociales. Un total de 487 empleados han participado en estas acciones que han conseguido beneficiar a 21.990 personas.

Una vez más la campaña ha promovido hábitos sostenibles entre los empleados, pequeños gestos que pueden llevar a la práctica en su día a día para construir entre todos un mundo mejor: ayudar a mejorar la salud de la economía local comprando en los comercios locales; hacer voluntariado en un grupo de acción vecinal para ayudar a personas sin hogar o para contribuir a la mejora de los espacios públicos; utilizar preferentemente la bicicleta para los desplazamientos dentro de la ciudad y utilizar el coche solo cuando sea necesario, así como reciclar.